SOP Síndrome de Ovarios Poliquísticos

El tratamiento del SOP (Síndrome de Ovarios Poliquísticos), no empieza ni acaba en los anticonceptivos. Al igual que en otros muchos trastornos donde la clínica manifiesta es la alteración del ciclo menstrual, en el SOP existe un proceso de Inflamación de Bajo Grado (LGI) que determina la existencia entre otras cosas de una hiperinsulinemia. Normalizar los niveles de insulina es clave para la resolución del problema.


Creo que es muy importante transmitir a las pacientes que la enfermedad coronaria, así como el riesgo de infarto de miocardio (IAM), es más prevalente de forma sustancial en pacientes con SOP. No se trata por tanto sólo de un problema reproductivo que se solucione mediante anticonceptivos, sino de una alteración endocrino-metabólica a nivel sistémico (de todo el organismo).

La toma de anticonceptivos hará «desaparecer» el síntoma (amenorrea, reglas irregulares, acné…) a través del cual nuestro organismo nos avisa de que algo no va bien, pero no soluciona las alteraciones a nivel metabólico las cuales son, el verdadero problema. Es como si ante un proceso febril de larga duración, tomásemos paracetamol para eliminar el síntoma (fiebre) y continuásemos nuestra vida, mientras la causa responsable del mismo ni se investiga ni soluciona.


Con la Medicina Integrativa y la PNI no se trata de poner «parches» que «amordacen» a nuestro organismo, sino de escucharlo e identificar y resolver las causas desencadenantes de la clínica .

Pasta de dientes y microbiota

Si bien los estudios no son concluyentes y son necesarios estudios a largo plazo en humanos, sí demuestran que en ratones, determinados compuestos frecuentemente utilizados en la fabricación de pastas dentífricas tales como el triclosan, sulfatos, flúor, colorantes… actúan como disruptores endocrinos (a nivel tiroideo y estrogénico), alteran la microbiota comensal de la cavidad bucal y favorecen la resistencia a antimicrobianos.
La Medicina integrativa y la Psiconeuroinmunología (PNIe) prestan mucha atención al estado de la microbiota.

Aunque legalmente los fabricantes alegan que se utiliza en cantidades consideradas no perjudiciales por la UE, diferentes estudios han demostrado que alguno de estos compuestos se acumulan en las cerdas del cepillo, con lo que la dosis a la que realmente nos exponemos es muy superior a la considerada segura.

Puesto que actualmente existen en el mercado opciones libres de estas sustancias, creo que evitarlas (sobre todo en los más pequeños), es una buena estrategia preventiva de salud.

De manera inevitable, actualmente estamos expuestos a una gran cantidad de químicos y contaminantes, con lo que todo aquello que podamos realizar de una manera más natural contribuirá a nuestra salud ya sea ahora o en el futuro.

Medicina integrativa y ritmos circadianos

Hoy os vuelvo a insistir en la importancia de respetar los ritmos circadianos. Las gafas con filtro de luz azul, lámparas de luz, despertadores lumínicos… Son herramientas empleadas para la terapia de luz la cual es un tratamiento muy eficaz en patologías como depresión, alteraciones del sueño, enfermedades autoinmunes, Alzheimer, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia…

Numerosos estudios respaldan el papel de la melatonina (principal hormona secretada durante el sueño) en la regulación del sistema inmune, sistema nervioso y otros aspectos claves en la fisiopatología de muchas de las patologías actuales. Dormimos poco y mal y ésto tarde o temprano pasa factura de una u otra forma. Dormir es una forma fácil, agradable y gratuita de cuidar nuestra salud, prevenir y tratar enfermedades.

Paciente como parte activa del tratamiento

En la facultad nos enseñan que el abordaje terapéutico de los pacientes, se compone de dos «tipos» de tratamientos: El archiconocido tratamiento farmacológico y el tratamiento médico. Éste último es el que engloba todas aquellas estrategias terapéuticas que no implican la toma de fármacos (por ej. alimentación), pero que tiene iguales o incluso superiores efectos a nivel tanto de prevención como de resolución de patologías. Posteriormente cuando empiezas las prácticas y más tarde la residencia, compruebas que nos hemos olvidado de esa parte esencial del tratamiento de los pacientes y que en consecuencia, hemos contagiado a éstos de una idea muy peligrosa: Todo se soluciona/previene con fármacos y pruebas. Nada más lejos de la realidad.

Del mismo modo que un fármaco o fitoterápico, puede ser clave en un momento concreto de la enfermedad, el tratamiento médico tendrá la misma o en ocasiones mayor transcendencia.

Empecemos a recordar todos (profesionales sanitarios y pacientes) que el tratamiento y la prevención también es alimentación (específica a cada patología), mindfulness / meditación, gestión de estrés, exposición solar, actividad física, contacto social, un abrazo de nuestros seres queridos…
El tratamiento médico es la base de la prevención y de la curación en la mayoría de patologías crónicas, empodérate y descubre con la Medicina Integrativa que como paciente eres una parte activa del tratamiento.

ADN y salud. Epigenética

Quizás te suene raro pero tu no eres tu ADN, sino más bien el resultado de la interacción de tus genes (tu ADN) con tu entorno, tus hábitos (alimentación, descanso nocturno, actividad física…). Esto abre un camino esperanzador puesto que implica que no estamos condenados a padecer/desarrollar todo aquello «escrito» en nuestros genoma.
¿Cómo es esto posible? Pues si hacemos una analogía con la escritura, podríamos decir que los genes serían las letras que conforman el abecedario y la epigenética el formato que le damos a dichas letras, es decir si las escribimos en mayúsculas, minúsculas, negrita… No es lo mismo escribir una palabra en mayúsculas y negrita que en el tamaño más pequeño posible y sin resaltar. La epigenética, es lo que determina que algunos genes se expresen o por el contrario permanezcan en silencio.
La epigenética es el motivo por el que de dos abejas con un ADN prácticamente idéntico, una termina transformándose en la abeja reina y otra en la obrera, en este caso es la alimentación de la abeja lo que determina que se expresen aquellos genes que hacen que la abeja evolucione a reina u obrera.

Del mismo modo, dos humanos gemelos univitelinos (es decir clones o idénticamente genéticos), pueden padecer distintas patologías según su entorno, hábitos de vida etc. De ahí la importancia de no caer en el tópico «como mi abuelo, mi padre… eran diabéticos yo he desarrollado diabetes tipo 2», no, más bien sería que como tú abuelo y tú padre eran diabéticos, es posible que tengas ciertos genes que «predispongan» a diabetes tipo 2, pero son determinados factores de tu forma de vivir y de relacionarte con tu entorno los que han hecho que esos genes se activen y pasen de estar en letras minúsculas y en tamaño 2, a letras mayúsculas tamaño 20 y en negrita. Puedes tener los mismos genes, pero si tu relación con el entorno y tus hábitos son otros NO desarrollarás diabetes mellitus 2.

Actualmente sabemos que patologías como el cáncer, diabetes mellitus tipo 2, Alzheimer y epilepsia, tienen un marcado componente epigenético.

Pero cómo es posible? Por poner un ejemplo, os diré que la vitB12y el ácido fólico, son fuente de grupos metilo para nuestro organismo y que dichos grupos metilos permiten a nuestro cuerpo silenciar determinados genes que de activarse podrían contribuir por ej al desarrollo de determinadas patologías.

Un motivo más para empezar a implicarte y tomar responsabilidad en tu salud, es que los cambios epigenéticos se transmiten a la descendencia e incluso cambios epigenéticos que en nosotros no han llegado a manifestarse con «gran intensidad», lo harán con más fuerza en generaciones venideras (hijos, nietos, bisnietos…).

Nuestra calidad de vida y salud está en gran parte en nuestras manos, así que vive de modo que te conviertas en la mejor versión de ti mism@. Se abeja reina!

Importancia de la Vitamina D

Soy una gran fan de la vitamina D y es que después de estudiarla un poquito desde la PNI y la Medicina integrativa, te das cuenta del papel tan importante que juega en nuestro organismo. Durante demasiado tiempo, no se le ha reconocido su función en múltiples procesos del organismo; el descubrimiento de su implicación en el metabolismo óseo, nubló el conocimiento de sus otras muchas acciones.


La vitamina D en realidad es una hormona, para que la que todas las células de nuestro organismo presentan receptor, es por ello que sus funciones van mucho más allá de la mineralización ósea. La vitamina D, interviene en la regulación de sistema inmune, endocrino, neurológico, digestivo… sabiendo ésto, queda claro que mantener niveles óptimos de la misma es clave para la prevención y tratamiento de múltiples patologías.

Las conclusiones de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Sheffield (Reino Unido), y que se ha publicado en European Journal of Clinical Nutrition, indican que administrar suplementos de vitamina D a pacientes con intestino irritable (SII), puede contribuir a aliviar el dolor y otros síntomas característicos de esta patología intestinal como la hinchazón abdominal, la diarrea y el estreñimiento. Pero también hay otros muchos estudios en los que se demuestra su vinculación con enfermedades autoinmunes, alergias… Al regular tantos procesos, su déficit es un factor de riesgo para múltiples patologías, de la misma forma, mantener niveles adecuados de la misma, representa un factor protector frente a ellas.

Por ello, una manera gratis y agradable de cuidar la salud de nuestro organismo, es exponer nuestra piel al sol de forma natural, tal como hacían nuestros ancestros (por ejemplo al andar), sin fotoprotectores (éstos impiden la síntesis de vitamina D y os aseguro que nadie se quema si se expone al sol de manera natural y con cabeza (y lo que hacemos en verano no lo es, pasamos de no recibir apenas luz natural a exponer durante horas la mayor parte de nuestra piel).


El tema fotoprotectores es otra cuestión a tratar, hay momentos en los que sí nos benefician y debemos usarlos, pero el uso que hacemos actualmente de ellos no es el mejor.

Bombillas con temperatura de luz para regular el biorritmo

Una buena herramienta para ayudar a regular nuestro biorritmo son las bombillas con temperatura de luz ( °K) e intensidad (lux) ajustables.

Lo ideal para hacerle saber a tu organismo que va tocando prepararse para dormir, así como para no estimular la síntesis de cortisol e inhibir tu producción natural de melatonina, sería estar expuestos a una luz ambiente con temperatura de color inferior a los 2000 ºK y una intensidad no superior a 400lux al menos 4-5h antes de acostarte (al principio puede parecer que hay poca luz, si no te adaptas, puedes ir reduciendo progresivamente la temperatura e intensidad de luz a lo largo de la tarde, o empezar con temperaturas e intensidades algo mayores (pero sin sobrepasar los 2500 ºK y los 500lux) e ir disminuyendo un poco cada noche.

Muchas de las bombillas que hay en el mercado no permiten ajustar temperaturas de luz inferior a los 2700-3000 ° K, así que aseguraros de comprar una que permita alcanzar temperaturas de luz por debajo de los 2000° K, que es la que más se asemeja a luz que podía emitir el fuego y velas que iluminaban la noche de nuestros ancestros y que marcaron nuestra fisiología.

Sueño de calidad

Cuidar la calidad de tu sueño y tener un estilo de vida que permita un adecuado descanso nocturno, podría actuar como factor protector frente al desarrollo de patologías como el Alzheimer.

Sabemos que es durante el sueño (y en concreto durante la fase de sueño no REM o profundo), cuando el LCR (líquido cefalorraquídeo) que baña nuestro Sistema Nervioso Central, «se limpia» de aquellas sustancias que le resultan tóxicas tales como la proteína Beta amiloide y Tau, la cuales se encuentra en concentraciones aumentadas en biopsias cerebrales de pacientes con enfermedad de Alzheimer. Este sistema de «limpieza», denominado glifático, precisa que aquella fase del sueño conocida como no REM (o sueño profundo) sea óptima.

Cenar no más tarde de las 20.00h dejando un mínimo de dos horas antes de irte a la cama, exponerte al sol y realizar actividad física son factores claves y necesarios para dormir bien y que nuestro sistema glifático pueda ejercer correctamente sus funciones.

Tener calidad de sueño no es gratis, como todo en la vida requiere vivir en concordancia con aquello que esperan nuestros genes: contraste luz (día) -oscuridad (noche), movimiento físico y ayuno nocturno.

Mantén en forma a tu cuerpo y tu mente!

Los seres humanos tenemos una gran capacidad de memoria procedimental o motora, es decir aquella destinada a almacenar la ejecución de movimientos (montar en bici, realizar un peso muerto, conducir…), de tal forma que una vez hayamos consolidado ese movimiento en nuestro cerebelo, somos capaces de realizarlo casi de forma automática. Si recuerdas la primera vez que intentaste hacer una sentadilla o tu primera clase de conducir, seguramente apreciarás que estabas mucho más pendiente de tus actos de lo que lo estás ahora cuando realizas la misma acción.

Ello se debe a que más de la mitad del tejido neuronal de nuestro cerebro está dedicado a que aprehendamos (es decir fijemos, captemos) acciones motoras. Otra prueba más de que estamos diseñados para movernos, no sólo por su impacto a nivel físico y hormonal sino también por su efecto a nivel cerebral (movernos y aprehender nuevos ejercicios, actividades… permite que nuestro cerebro se «ejercite» y mantenga joven (por ej. la actividad física promueve la síntesis de BDNF, una proteína que estimula la plasticidad neuronal así como la génesis de nuevas neuronas).
Así que ya sea con yoga, calistenia, patinaje… mantén en forma a tu cuerpo y tu mente!

Síntomas del Síndrome premenstrual

Si con la menstruación o en relación a ella (segunda mitad del ciclo), presentas cefalea, dolor/hinchazón abdominal, candidiasis de repetición, alteraciones en la duración del ciclo etc deberías preguntarte cómo se encuentra tu intestino, tu microbioma y tu hígado entre otros.

El problema no reside en tus ovarios, sino que es consecuencia de una reducción o saturación de los mecanismos de detoxificación/metabolismo hepático, además de la existencia de disbiosis, hiperpermeabilidad intestinal etc

Los anticonceptivos NO son la solución, por el contrario agravan la causa del problema (disbiosis intestinal/genitourinaria, saturación de los mecanismos de «depuración» (hepático, renal), por plásticos, pesticidas, fármacos…) En el mejor de los casos ocultarás que algo no va bien al menos… durante un tiempo o en lo referente a esa sintomatología, pero muy probablemente aparecerá otra clínica (alteraciones del hábito intestinal, infecciones de orina, molestias digestivas, insomnio…) cuya etología es la misma (hiperpermeabilidad intestinal, disbiosis…). No busques atajos ni mires hacia otro lado. Empoderate. Coge las riendas de tu salud, implícate en su recuperación y mantenimiento. Estar sano en nuestro mundo actual requiere «trabajar» día a día en ello.