«Alimentos» procesados infantiles

Hoy comparto con vosotros una iniciativa que ya se realiza en otros países (Inglaterra, Chile…) y que en España se reclama a voces, por parte de asociaciones como SESPAS o CEAPA así como de muchos profesionales sanitarios. Se trata de evitar anuncios publicitarios de productos claramente procesados, dirigidos específicamente al público infantil, el cual carece de la madurez cognitiva necesaria para valorar con criterio el producto.
La publicidad “manipula” a los menores en edades donde no pueden discernir entre lo bueno y más adecuado para ellos, con reclamos que les atraen (juguetes, dibujos en las cajas…), creando así “clientes” de «alimentos» que les ocasionarán serios problemas de salud física y psicológica que ya están comenzando a dar la cara en la infancia (el 45% de la población infantil presenta sobrepeso y obesidad y hace poco se realizó el diagnóstico más precoz de diabetes mellitus tipo 2 en un niño de 3 años). Mientras conseguimos que esta situación cese, es importante proteger a los más pequeños, evitando que tengan contacto con productos procesados (cacao para leche, huevos de chocolate con sorpresa en su interior, zumos, cereales, galletas…) y enseñando a los de más edad a discernir entre alimento real y producto procesado, para que sean capaces de decidir qué compran y qué forma parte de su alimentación.


Como padres, no os dejéis engañar por la frase «rico en hierro», «sin aceite de palma», «con más leche»… Recuerda que la peor elección alimentaria es aquella que hacemos convencidos de que un producto es saludable sin serlo. La información /educación es poder.