Bombillas con temperatura de luz para regular el biorritmo

Una buena herramienta para ayudar a regular nuestro biorritmo son las bombillas con temperatura de luz ( °K) e intensidad (lux) ajustables.

Lo ideal para hacerle saber a tu organismo que va tocando prepararse para dormir, así como para no estimular la síntesis de cortisol e inhibir tu producción natural de melatonina, sería estar expuestos a una luz ambiente con temperatura de color inferior a los 2000 ºK y una intensidad no superior a 400lux al menos 4-5h antes de acostarte (al principio puede parecer que hay poca luz, si no te adaptas, puedes ir reduciendo progresivamente la temperatura e intensidad de luz a lo largo de la tarde, o empezar con temperaturas e intensidades algo mayores (pero sin sobrepasar los 2500 ºK y los 500lux) e ir disminuyendo un poco cada noche.

Muchas de las bombillas que hay en el mercado no permiten ajustar temperaturas de luz inferior a los 2700-3000 ° K, así que aseguraros de comprar una que permita alcanzar temperaturas de luz por debajo de los 2000° K, que es la que más se asemeja a luz que podía emitir el fuego y velas que iluminaban la noche de nuestros ancestros y que marcaron nuestra fisiología.